Archivos de la categoría Sociedad

Boom inmobiliario en Alzira

Según leo en el diario Levante-EMV Alzira casi duplicará su población con el suelo residencial disponible. Yo soy nacido y residente en Alzira y esta noticia me deja un tanto perplejo. Si no teniamos suficiente con el proyecto de 5000 nuevas viviendas en la zona Tulell, que fue recalificada para construir ladrillo y está siendo urbanizada en estos momentos, ahora leo que aparecen nuevas zonas donde se va a construir vivienda de primera y segunda residencia. No se en que acabará todo esto, pero dudo que Alzira pueda duplicar su población en tan poco tiempo.

Levante, El Mercantil Valenciano – Ver noticia

Los sueños

Corren unos tiempos locos, a veces ni siquiera podemos pararnos a pensar, pero a veces conviene darse un descanso, una tregua, y disfrutar de lo conseguido, ver que tampoco estamos tan mal y que lo importante sigue en pie, la esperanza, la ilusión de seguir adelante, los amigos, la familia, los sueños.

Victoria Beckham da pena

Acabo de leer en el diario ‘El mundo’ que los británicos han elegido a Victoria Beckham como la madre más atractiva de su país. Me parece lamentable. En primer lugar, porque una mujer que solo se dedica a mirarse al espejo y que declaró con orgullo que nunca ha leido un libro no debería ni siquiera ser mencionada, es un ejemplo fatal para la joventud y esta gente debería ser ignorada. Y segundo, ¿donde está la hermosura de esta mujer?, de verdad, yo todavía la estoy buscando, siempre me ha parecido una mujer de lo más artificial y fea.

Alzira o la negación del deporte

Desconozco si pasará también en otras ciudades, aunque lo digo casi en tono irónico porque en España nunca ha habido promoción real del deporte en general, el caso es que vivo en una ciudad donde la práctica del deporte se hace casi imposible. La ciudad es Alzira, situada a 40km de Valencia.

Es algo que nunca he entendido y que me produce vergüenza ajena cada vez que lo pienso o peor aún, cada vez que lo vivo en mis propias carnes. Alzira es una ciudad de 45000 habitantes, es la capital de la comarca, La Ribera Alta del Jucar, pero no dispone de unas mínimas instalaciones deportivas públicas para sus ciudadanos.

Durante años he practicado varios deportes: footing, futbol sala, tenis, squash,… y siempre he acabado desplazándome a algún pueblo o ciudad de los alrededores. En Algemesi, ciudad vecina con la mitad de habitantes, disponen de un polideportivo con 2 pistas de basquet, 4 pistas de tenis, 4 pistas de squash, 2 pistas de futbol sala, 1 campo de futbol, una pista de atletismo, una pista de cross de 2 km, un gimnasio, 10 vestuarios, y seguro que me dejo algo. Son unas instalaciones al aire libre ejemplares y con precios populares. Esas instalaciones te incitan a practicar deporte, son una bendición. Otros pueblos mas pequeños de los alrededores como Carcaixent, La Pobla Llarga, Benicull, etc. disponen de polideportivo público al aire libre con varias pistas.

Pero en Alzira no disponemos ni de una pista de tenis pública, ni de una pista de squash, ni pista de cross, ni pistas de basquet, y no sigo. Para jugar a tenis o hacer footing casi siempre voy a Algemesi, y alguna vez a Carcaixent o Pobla Llarga. ¿Para que unas instalaciones deportivas? ¡¡¡Si no dejan beneficio al ayuntamiento!!!

Me parece lamentable que nuestros politicos de Alzira tan solo se preocupen de los pelotazos inmobiliarios, y sigan aprobando la construcción de cantidades ingentes de pisos que no se a quién se van a vender. La viabilidad de los últimos proyectos inmobiliarios de mi ciudad la veo casi imposible. Por ejemplo, en una nueva zona llamada Tulell creo que han proyectado la construcción de 5000 viviendas, pero debo estar equivocado porque es una burrada. ¿Quién va a comprar tanta vivienda? ¿Vamos a recibir una invasión? Hay además otros proyectos a punto de construirse, ya veremos, pero pintan mal.

Dicen ahora que en la nueva zona Tulell hay proyectado un polideportivo al aire libre, pero después de revisar el proyecto no he podido sino quedarme pasmado al ver que solo han proyectado una pista de cross, ¡¡aleluya!!, el resto son dos campos de futbol para la U.D.Alzira y un campo de rugbi para el equipo de la ciudad. Ni tenis, ni futbol sala, ni squash, ni basquet, ni nada de nada. ¿Quien ha proyectado esto? ¿Alguien ha hecho un estudio de las necesidades reales de la población?

Parece que en mi ayuntamiento no hay nadie que practique deporte o piense que el deporte hace bien a la población. Mejor es quedarse en casa haciendo tripita o irse de comilona. Para ellos el deporte es secundario, no merece especial atención. En los plenos no hacen muchos comentarios al respecto, mejor hablan de ladrillos, que así todos ricos en poco tiempo. Deben pensar que quien quiera practicar deporte que se busque la vida.

Me imagino la cantidad de personas que queriendo practicar algún deporte se quedan en casa ante la falta de instalaciones, y se me revuelve el estómago, es vergonzoso.

Me imagino mi cuidad dentro de cincuenta años, y sueño que estará llena de zonas verdes e instalaciones donde poder pasear y practicar deporte, llena de gente sana y deportista. Ni por asomo quiero soñar con una mole de hormigon y acero, con zonas urbanizadas deshabitadas y con gentes sedentarias. Y es que los sueños, sueños son.

Pirámide poblacional de un país

Leyendo un artículo he llegado a la siguiente dirección donde se puede consultar la pirámide poblacional actual y a cincuenta años vista de cualquier país del mundo. Es interesante la opción ‘Dynamic’ que muestra una progresión visual de la pirámide en ciclos de cinco años. No se bien en que se basan para sacar estas estadísticas y supongo que lo importante son las tendencias que se pueden observar. Y me llama la atención la tendencia lógica, pero no por ello deja de ser sorprendente, de Africa y Asia hacia arriba y Europa hacia abajo. ¿Cuantos millones de habitantes tendrán África y Asia en 2050? ¿Esto es sostenible? Si se pasa por aquí alguien que pueda darme algo de luz en el asunto se lo agradecería.

Pirámides de población IDB (International DataBase)

La caída del muro de Berlín

Acabo de ver un documental sobre la caída del muro de Berlín. Creo que Berlín ha sido la ciudad más importante en la historia de la Europa del siglo XX. Esta ciudad fue duramente castigada en la segunda guerra mundial, y “el muro de la vergüenza” hizo que sus gentes también tuvieran que sufrir mucho durante la guerra fría.

Lo que mas me ha impresionado es que el muro fue construido durante casi treinta años por los gobiernos y sus políticas confrontadas, y lo derrumbaron las personas y su deseo de paz en un solo día. Desde su creación en Agosto de 1961, el muro pasó de ser una hilera de soldados y poco después una alambrada de púas, a convertirse con el paso del tiempo en uno de los muros más infranqueables y seguros que jamás haya construido la humanidad.

Y toda esa fortaleza inexpugnable que dividía en dos a lo indivisible, a una ciudad y a sus gentes, cayó de la noche a la mañana un 9 de Noviembre de 1989 por un simple error en un comunicado de Günter Schabowski, un dirigente de la Alemania Oriental. Este quiso decir que empezaba una etapa donde personas de la Alemania Oriental podían pasar a la parte Occidental siempre y cuando dispusieran de un visado o pasaporte especial.

Pero sus palabras “Ya no hay problema para atravesar el muro” desencadenaron un levantamiento de masas que ya nadie pudo parar, ni siquiera el propio gobierno ruso que dirigía la Alemania Oriental y donde el que era por entonces su presidente Mihail Gorbachov, tampoco puso mucho de su parte por evitar lo inevitable.

Me ha emocionado ver como el muro lo derrumbaron las personas, y como fue derrumbado al mismo tiempo por ambas partes. La gente llena de rabia, ilusión e incredulidad golpeaban el muro hasta acabar con él y al encontrarse con sus vecinos, entrelazaban sus manos como símbolo de victoria. Y cuando pasaban de un lado al otro se abrazaban unos a otros sin conocerse, en lo que se convirtió en uno de los episodios mas hermosos de la esperanza de libertad de las personas.

Viendo esto me vienen a la cabeza muchos interrogantes, ¿que sorpresas nos depara el siglo XXI a Europa? ¿Realmente se han acabado las guerras y muertes atroces? ¿O estamos viviendo una situación transitoria, como muchas otras, donde llegará de nuevo lo inevitable? ¿Realmente hemos madurado lo suficiente?

¿A quién salvarías?

Ayer estuve viendo una película que me hizo pensar, eso está bien con lo que se cuece últimamente. La película en cuestión es Deep Impact y trata sobre la posible caída de un cometa sobre la tierra y su efecto destructivo. Es una película muy americana con banderas de barras y estrellas por todos lados y que coincidió en cartelera con Armageddon, película de temática idéntica.

El razonamiento que tuve fue a raíz de ver como en la película deciden crear unas cuevas subterráneas donde podrían sobrevivir todas las personas consideradas básicas para el futuro desarrollo de la humanidad, y un millón de personas seleccionadas al azar. Muy peliculero, esta claro, no nos paremos a pensar si el proyecto es viable, pero quedémonos con el trasfondo del tema ¿Si mañana se acabase el mundo, a que personas salvarías en una nueva arca de Noe para perpetuar la especie? Esta claro que a la familia y amigos, pero, si los excluimos a ellos, ¿que personas considerarías fundamentales para el desarrollo futuro de nuestra sociedad?

El precio de un funcionario

Según una reseña aparecida en el nº 100 de la revista Emprendedores, en el 2006 nos va a costar a cada español 150€ financiar a las empresas públicas. De ellos, 23€ serán para Renfe y 13€ para Radio Televisión Española. Este tipo de cosas a mi me resultan difíciles de comprender. Es decir, que en una casa donde vivan cinco personas, ¡¡se van a pagar 750€ en un año para que las empresas públicas sigan en pié!!

El tema de la empresa pública en España es increíble. A mi personalmente me saca de quicio. ¿Como es posible que empresas como RTVE sigan en pie si son de lo más ruinoso que existe en España y año tras año acaban con números rojos? Bajo mi modesto entender, si una empresa no funciona, se cierra, porque sino al final somos los tontos españoles los que pagamos el pato. Un país no puede soportar empresas que pierden dinero. Y no me sirven excusas de que realizan un bien público, son de interés general, bla bla bla. Si fuesen empresas privadas harían igual su cometido o mucho mejor, y el estado podría seguir controlando su funcionamiento y pidiéndoles que rindan cuentas cada año.

Voy a contar una de anécdota que solo puede contar un españolito de a pie (a un inglés le daría la risa). Cada vez que tengo que ir a Hacienda a resolver algún papeleo, me pregunto donde se meterá el 70% del personal que tiene su mesa vacía, ¿Estarán almorzando? ¿Almuerzan a todas horas? ¿Estarán de baja por hernia discal o por depresión? ¿Se habrán cogido una excedencia? ¿Han salido un rato a resolver algún asunto personal? ¿O a fumarse el noveno pitillo del día? ¿Como es posible que una ‘empresa’ donde cinco trabajadores sacan el trabajo adelante (sin agobiarse mucho, sabéis a que me refiero) este pagándole un buen sueldo a veinte trabajadores? ¿Es rentable la empresa? ¿Quién controla la empresa?

En países como el Reino Unido todo esta privatizado, si una oficina de hacienda no funciona, se hace una especie de auditoria interna, se estudia el problema, y si resulta que falta o sobra personal pues se contrata o despide. Y si hace falta otra oficina pues se abre. Además, el personal recibe formación continua y un seguimiento de su trabajo, porque allí ningún trabajo es de por vida, si eres bueno ganas pasta, y si eres trabajador también. Pero si eres vago a la calle. Si es de cajón. Y nadie se muere.

Me pregunto la de cosas que podría hacer nuestro país con todo ese dinero que desaparece en un pozo sin fondo. De entrada se me ocurre mas inversión en I+D, apoyo real a los nuevos empresarios, mas ayudas a estudiantes, un sueldo como Dios manda para nuestros científicos, mejores instalaciones deportivas y deportistas de elite bien pagados (y no sobreviviendo como los nuestros), mejores pensiones, etc. Mil cosas. De esa forma nuestra economía iría mucho mejor, estoy seguro, porque en España se curra mucho y cada vez mejor, en la empresa privada claro, que remedio.

Pero España sigue siendo un país de pandereta donde al gobierno solo se le ocurre mejorar la condición de los funcionarios y enviarlos a las seis para casa (no vaya a ser que se cansen de trabajar) y tomar otras medidas por el estilo. Al fin y al cabo deben pensar que como ellos tienen las castañas seguras y la mayoría de su entorno son también funcionarios pues todos contentos. Y el empresario privado, sea empresa o autónomo, que se busque la vida porque vaya gilipollez la de ser empresario en España. Y como muchos de ellos piensan, seguro que el empresario gana mucha pasta (este es el pensamiento ignorante de todo funcionario, que por naturaleza envidia al empresario cuando él nunca ha arriesgado lo mas mínimo), cosa que puede ser verdad si la empresa va bien o no si va mal, lógico.

Es lamentable que la única opción que hoy en día le asegura el futuro en España a un ingeniero, científico o titulado en general sea aprobar unas oposiciones. Si trabajas en la empresa privada estas mal pagado y haces muchas horas, porque en España la empresa privada ya sabemos que es un cero a la izquierda y ya hace sus milagros para llegar a final de mes. Y si te lanzas a crear tu propia empresa pues a sufrir unos años y si lo haces bien pues a lo mejor aguantas. Ahora, estarás solito, ni ayudas ni ná de ná, tendrás que pagar todos los impuestos que al estado se le ocurran, y la gente te verá como un ‘rara avis’. Y sino a trabajar en el extranjero. Que vergüenza.

La gran mentira

Leyendo un post de mi amigo Alberto Noguera he vuelto a recordar lo poco que aprendí y la sensación de agonía y frustración que en muchos momentos sentí en mis años de carrera universitaria. Yo pertenezco a esa clase media-baja que se empeño en estudiar una carrera técnica porque te aseguraba las castañas el día de mañana. Al final todo resulto ser una gran mentira.

Estudié ingeniería informática, el primer año fue terrible, las materias eran muy complejas y poco tenían que ver con la informática: Álgebra, Cálculo y Física. Y tan solo una asignatura de informática, Informática Básica. Si, estoy de acuerdo, según el plan de estudios estas son las materias ‘elementales’ para lo que venía después, pero cuando el primer año se limita a pegarte enormes empolladas pues algo esta fallando.

Veamos, lo primero que eche a faltar fue más práctica y seguimiento personalizado. Éramos tantísimos que acababas el curso sin ni siquiera conocer a tus profesores. Pero claro es la universidad pública, ¿que más quieres? Gástate una buena pasta en una privada y currando mucho menos acabarás con un titulo megaguay que lo flipas, a ser posible de una universidad extranjera, que mola más, y tu papi ya se encargará de colocarte. Y sino, pues te jodes y bailas, como todo el populacho.

En segundo lugar, nunca entendí porque nos impartían una materia tan compleja, ¿en base a qué? ¿Para estar preparados para el mañana? ¡¡Venga ya!! Cuando acabé la carrera no hice efectivo ni el 10% de lo que había aprendido, y creo que en la NASA hubiese llegado a aprovechar el 30%. El mundo real era mucho más sencillo, aún trabajando como informático no debía resolver cada día complejísimos problemas, mas bien se tendía a hacer las cosas más sencillas, como es lógico. Y lo más acojonante es que yo esas cosas sencillas apenas sabía hacerlas y al principio me montaba una pirulas megatécnicas sin sentido. Poco a poco aprendí a utilizar el sentido común, cosa que en la universidad ni tenían ni tendrán nunca, por lo menos en lo que a mi me toco vivir.

Mi impresión era que al estar tan masificada la universidad, en este caso la facultad de informática, el objetivo de profesores, departamentos y rectorado en última instancia era cortar cabezas. Da igual la vocación que pudieras tener, el tema personal les importaba un pimiento, de hecho ya os he comentado que apenas había contacto personal, el caso era reducir el número de alumnos como fuese porque sino aquello era inviable, cosa que realmente entiendo. Pero ¿Que estaba fallando?

Había una cosa también que me fastidiaba bastante, cuando hablaba con excompañeros de colegio e instituto que estaban haciendo una carrera de letras como derecho, económicas, magisterio, la que fuese, todos ellos estaban sacándose el curso sobrados y muchos con buenas notas. Y yo sufriendo en la UPV (Universidad Politécnica de Valencia) para aprobar las asignaturas justito y gracias, cuando siempre fui de los mejores de la clase y estos compañeros eran los que iban ‘justitos’. De verdad que esto me llamaba la atención y me producía una envidia insana y cierto desazón, pero después pensaba que el esfuerzo algún día se vería recompensado.

¡¡¡¡¡Ja!!!!! Me río por no llorar. Todo era una gran mentira. El hecho de estudiar una carrera tan complicada no te aseguraba ni un mejor sueldo, ni una mejor posición social, ni nada de nada. Incluso yo tuve suerte, porque cuando empecé a buscar curro estábamos en plena burbuja de Internet y los informáticos estábamos muy bien pagados. Pero aún así no compensaba, y el chollo se acabo en cuanto la burbuja de Internet explotó en la cara de tarados especuladores e inversores sin la más mínima idea del funcionamiento de Internet ni de la informática en general.

Y yo me pregunto, ¿Porque nadie me explicó esto desde el principio? ¿Que estúpida sociedad tenemos donde no se premia el esfuerzo y tesón de los mejores? Yo estudié informática porque tenía aptitudes para ello, porque me gustaba y porque decían que te aseguraba el futuro, sino tal vez hubiese estudiado Económicas, Psicología o Bellas Artes, carreras por las cuales también siento bastante atracción.

Por suerte, a pesar de la desinformación y el ‘engaño’ que sufrimos toda mi generación puedo decir que me sigue gustando la informática y actualmente sigo vinculado y viviendo de ella, sin muchos lujos eso si. Pero he querido con mis palabras romper una lanza a favor de toda una generación engañada por el sistema. Espero que de una forma u otra todos al fin consigan o hayan conseguido ser felices.

¿Estudias o trabajas?

(2-Enero-2006) Este es un artículo que escribí hace mas de un año para una revista local, lo vuelvo a publicar aquí porque al releerlo me ha hecho gracia sobre todo una cosa, y es que hago referencia a una carrera, filología hispánica, que precisamente Alberto Noguera ha estudiado. Y como últimamente estamos hablando de este tema pues me ha parecido interesante citarlo.

Hay que ver como está el patio en cuanto a estudios universitarios se refiere. Parece ser que hoy en día aquel que no tiene carrera universitaria no es nadie. Y lo más gracioso de todo es que después esa carrera apenas te asegura un trabajo digno. ¿Qué esta pasando señores?

Ciertos estudios indican que un número elevado de universitarios en un país no aseguran el progreso del mismo, y eso lo puede constatar por desgracia España que es uno de los países europeos con mas estudiantes en las universidades y que hace poco ha aparecido en los últimos puestos de todas las clasificaciones que se realizan sobre tecnologías de la información.

¿Cual es el problema? El problema es que la universidad está masificada y despersonalizada. En la mayoría de carreras los estudiantes se agolpan en clase, engullen apuntes y materias enrevesadas y hacen los exámenes correspondientes. Los jóvenes carecen de seguimiento alguno por parte de profesores y en muchas ocasiones se sienten desangelados. Y llega el día en que unos más pronto y otros mas tarde acaban la carrera y reciben un título universitario. Y de repente salen a la calle creyendo llevar un pan debajo del brazo y se preguntan ¿y ahora que?

Y la respuesta es que ahora a volver a empezar, la mayoría de los conocimientos adquiridos ya sean de ciencias o letras van a servir de poco en el mundo real y seguramente se tendrá que empezar desde cero. La única solución que veo a esto pasa por los padres y educadores. Ya he hecho referencia a ellos en otras ocasiones pero es que es así, a ciertas edades un joven no puede tomar ciertas decisiones porque el estrés de los estudios y el día a día no le dejan pensar con claridad. Alguien les debe ayudar a decidir su futuro, a conocer sus aptitudes y despejar sus dudas. Si alguien les ayuda tal vez más de uno descubra que la universidad no es la solución a su futuro y se sienta mas a gusto desarrollando alguna profesión ‘de toda la vida’.

Creo que un estudiante debe ser consciente de que el objetivo de todos sus estudios no es otro que trabajar. Y a ser posible trabajar en algo relacionado con lo que ha estudiado. Parece de Perogrullo pero muchos jóvenes nunca se han planteado cosas como ¿Dónde quiero trabajar de mayor? ¿Por qué estoy estudiando filología hispánica? ¿Cuál es la oferta laboral en tal o cual carrera? Yo aconsejo a los jovenes de hoy que se pregunten estas cosas ahora, mañana puede ser tarde.