Tiempo, divino tesoro

Se me hace difícil disponer de tiempo libre que poder dedicar al blog. Además, coger el hábito de escribir no es fácil, y tener algo interesante que contar aún menos.

Respecto al tiempo, a mi los días se me hacen cortísimos, sobre todo durante estos últimos años. Dicen que entre mas ocupado está uno mas rápido se le pasa el tiempo, supongo que se referirán a ocupado en algo que te guste, porque cuando haces algo a desgana el tiempo se te hace eterno. Mi caso por suerte es el primero, me gusta mi trabajo.

Echando un vistazo atrás me doy cuenta de que han habido distintas ‘velocidades’ del tiempo en mi vida. Mi infancia pasó rápida, no recuerdo haberme aburrido mucho. Solo me aburría como una ostra algunos domingos por la tarde, que no sabía que hacer. Y también en verano, que nos teníamos que quedar en casa porque éramos pobres y los tres meses de verano se me hacían eternos. No tenía mucho que estudiar porque había aprobado todo y los cuadernos Santillana eran más de lo mismo. Solo algún cursillo de manualidades o similar hacían el tedio mas llevadero. Recuerdo que durante esos meses tenía mucho tiempo para pensar. Y una de las cosas que pensaba era como me gustaría que fuesen los veranos, los imaginaba en la playa, jugando con un montón de amigos y bañándome a todas horas. Es una cosa que siempre quise, unas vacaciones en la playa. Pero me tenía que conformar con la piscina municipal y la excursión algún domingo a la playa con mis padres y hermanos.

Aparte de eso, mi infancia fue divertida y pasó rápida. Todo cambio al final de la EGB, empecé a perder el contacto con los amigos de siempre. Mis antiguos amigos eran mucho mas divertidos que los nuevos. De pequeño siempre tuve como amigos a algunos gamberros de la clase, la verdad es que me llevaba bien con ellos, eran personas que me estimulaban intelectualmente, muy ocurrentes y con personalidad. Los nuevos amigos empezaban a ser la mayoría unos empollones y todo ese nuevo entorno de estudio y empolladas mil me resultaba bastante frustrante. Echaba de menos la libertad de los años pasados. Además, la adolescencia empezaba a hacer mella en mi personalidad y me llené de inseguridades.

Desde el fin de la EGB, pasando por la época del bachillerato y durante casi toda la carrera, me aburrí como una ostra. Me vi sometido a un sistema educativo caduco donde no se enseñaba a las personas a pensar y razonar, sino a acumular textos y fórmulas en la cabeza y vomitarlas en los exámenes. Creo haber olvidado más del 90% de lo aprendido. Esos fueron los años mas largos de mi vida, se me hicieron eternos. Anduve perdido la mayoría del tiempo atrapado entre la vorágine del día a día y lo que realmente pudiera querer. También eche de menos la ayuda de alguien que pudiese ayudarme a decidir mi futuro. Tal vez debí haberme parado en algún momento y replantear mi vida, pero en esas edades no tienes claro nada y yo simplemente me limité a cumplir el expediente y ir aprobando todo. No había tiempo para mucho más.

Durante esos años recuerdo haber tenido dos crisis de personalidad, fueron durante la época final del bachillerato. El estudio de la filosofía, entre ellos Platón y su “Mito de la Caverna” y Descartes y su “Discurso del método”, me hicieron pensar mucho sobre mi existencia, y ello me provocó ambas crisis que me dejaron en vela algunas noches. Reconozco que la filosofía ha sido una de las asignaturas que mas me han ayudado a formarme como persona, es la que más me ha hecho pensar.

La universidad también se me hizo muy aburrida y eterna. Solo los dos últimos años de carrera me resultaron mas cortos porque algunas materias eran interesantes, estábamos menos masificados y hice un buen grupo de amigos.

Y tras la universidad, empecé a trabajar, y aquí se empezó a acelerar todo. Primero en Valencia, después en mi Alzira natal, después en Barcelona, y de vuelta a Alzira trabajando en el nuevo hospital para una consultora de Madrid. Siempre como informático en alguna de sus variantes: programador, analista o administrador de bases de datos. Todos estos años pasaron rápido y tengo un buen recuerdo de ellos, empezaba a ver la luz.

Pero llego un momento en que de nuevo se me cruzaron los cables. Me di cuenta que tantos años de estudio y sacrificio solo me habían servido para tener un trabajo que me aburría muchísimo. Ganaba un sueldo que estaba bien, pero profesionalmente me sentía frustrado. En el trabajo que tenía era difícil escalar puestos y mi futuro era incierto, o bien seguía en el hospital de mi ciudad haciendo siempre lo mismo, o bien me iba a Madrid a intervenir en otros proyectos de mi empresa.

No lo tenía nada claro, en ese momento me surgió incluso la oportunidad de trabajar en una de las grandes consultoras que todos tenemos en mente. Vi una oferta para la cual mi perfil se adaptaba al dedillo, pero en ese momento también me surgió la oportunidad de crear una empresa junto a un excompañero de trabajo y amigo.

Hay una cosa que no he comentado nunca, y es mi apego a la familia, amigos y entorno en general. Soy de la opinión de que es mejor vivir con los tuyos y con una buena calidad de vida que tener una gran carrera profesional. Quizás mi condición humilde ha hecho que tenga mucho contacto de joven con mi familia y amigos, y eso después ha pesado mucho a la hora de valorar un cambio. La gente antiguamente emigraba para sobrevivir, y muchas veces emigraba toda la familia. Esos valores hoy se están perdiendo. Yo nunca he entendido el vivir en Madrid lejos de los tuyos, ya me pueden ofrecer el oro y el moro, pero no lo veo claro. En mi ciudad estoy muy bien, es una ciudad tranquila, tiene todo lo que puedas necesitar, con Internet y la prensa me informo de todo. Y el clima es una maravilla.

Y fue esta forma de pensar la que me llevo a la creación de una empresa. Creo que fue una de las decisiones mas acertadas de mi vida. La empresa va a cumplir ahora cuatro años, y no ha sido un camino de rosas, todo lo contrario. El sueldo se me redujo de golpe a la mitad, algunos meses incluso no cobramos. La idea inicial de negocio fue un auténtico fracaso y las pasamos canutas. Por el camino perdí a una persona a la cual quería mucho pero que no supo comprender ni aguantar mis problemas y neuras. Y no creía en mi proyecto de futuro. Además, la seguridad era nula, y los préstamos, sueldos, gastos, etc. había que pagarlos vendiéramos o no.

Pero toda esa incertidumbre, ese tener que decidir día a día, trabajar hasta largas horas de la noche, leer, formarme, pensar, equivocarme, acertar, me ha hecho sentirme mas vivo que nunca. Además, es ahora cuando he empezado a sentir que soy dueño de mi vida y de mis pasos. Nunca antes tuve esa sensación. La empresa empieza a consolidarse, parece que por fin hemos aprendido alguna lección. Aunque el camino es largo. Y la incertidumbre, lejos de amedrentarme, me llena de fuerzas e ilusión por superarme, por ser cada día mejor e intentar crear algo de lo que algún día pueda sentirme orgulloso.

Leyes y fórmulas inmutables de la vida

Han llegado a mis manos estas leyes, algunas son tan reales que no he podido evitar ponerlas aquí. Dicen tantas verdades o más que muchos de los libros de gestión empresarial que yo leo.

LEYES INEXORABLES

“Cuando necesites abrir una puerta y tengas una sola mano libre para hacerlo, la llave estará siempre en el bolsillo opuesto” (Ley de Fant)

“La única vez que la puerta se cierra sola es cuando has dejado las llaves dentro” (Ley del destino)

“Cuando tengas las manos llenas de grasa, la nariz empezará a picarte en menos de diez segundos” (Ley de mecánica de Loren)

“El seguro lo cubre todo, menos lo que te sucedió” (Ley de Seguros de No Pay)

“Cuando las cosas parecen ir mejor, es que has pasado algo por alto” (Segundo Corolario de Chisholm)

“Si mantienes la calma cuando todos pierden la cabeza, sin duda es que no has captado la gravedad del problema” (Axioma de Emergencio)

“Los problemas ni se crean ni se resuelven, sólo se transforman” (Ley de la persistencia de Einstein)

“Llegarás corriendo al teléfono justo a tiempo para oir como cuelgan” (Principio de Ring a Bell)

“La probabilidad de que te manches comiendo es directamente proporcional a la necesidad que tengas de estar limpio” (Ley de Soupor Salad)

“Todo cuerpo sumergido en la bañera hará sonar el teléfono” (Ley de Omay God)

“Todo cuerpo sentado en el inodoro hará sonar el timbre de la puerta” (Ley de O’Shit)

“La velocidad del viento aumenta proporcionalmente al precio del peinado” (Ley meteorológica de Reynold, también conocida como Principio de Llongueras)

“Cuando, tras años de haber guardado una cosa sin usarla decides tirarla, no pasará más de una semana sin que la necesites de verdad” (Ley de la fatalidad irreversible)

“Siempre que llegues puntual a una cita, no habrá nadie allí para comprobarlo y si, por el contrario, llegas tarde, todo el mundo habrá llegado antes que tú” (Principio de Delay)

“No te tomes tan en serio la vida; al fin y al cabo, no saldrás vivo de ella” (Teorema de Tanath Ory)

FÓRMULA PARA ECHAR LIMÓN AL PESCADO
1. – Ponga el pescado sobre su ojo derecho.
2. – Tome un limón y exprimalo apuntando en cualquier dirección.
Nunca falla.

FÓRMULA PARA HACER QUE LLEGUE EL AUTOBÚS
1. – Sitúese en la parada.
2. – Espere veinte minutos
3. – Enciéndase un cigarrillo y, en la mitad de la primera calada, aparecerá.
Nota: Se han registrado casos en que han aparecido hasta tres autobuses juntos.

FÓRMULA PARA QUE HAYA APARCAMIENTO CERCA DE CASA
1. – Dé unas cuantas vueltas cerca de su casa buscando aparcamiento.
2. – Espere treinta minutos.
3. – Diríjase a otro barrio situado al menos a 30 minutos de su casa
4. – Regrese a su domicilio a pie o, mejor, en taxi.
5. – Cuando llegue a su portal, verá dos o tres sitios vacíos delante de él.
Infalible.

¿A quién salvarías?

Ayer estuve viendo una película que me hizo pensar, eso está bien con lo que se cuece últimamente. La película en cuestión es Deep Impact y trata sobre la posible caída de un cometa sobre la tierra y su efecto destructivo. Es una película muy americana con banderas de barras y estrellas por todos lados y que coincidió en cartelera con Armageddon, película de temática idéntica.

El razonamiento que tuve fue a raíz de ver como en la película deciden crear unas cuevas subterráneas donde podrían sobrevivir todas las personas consideradas básicas para el futuro desarrollo de la humanidad, y un millón de personas seleccionadas al azar. Muy peliculero, esta claro, no nos paremos a pensar si el proyecto es viable, pero quedémonos con el trasfondo del tema ¿Si mañana se acabase el mundo, a que personas salvarías en una nueva arca de Noe para perpetuar la especie? Esta claro que a la familia y amigos, pero, si los excluimos a ellos, ¿que personas considerarías fundamentales para el desarrollo futuro de nuestra sociedad?

Anand inmortal

Ayer empezó uno de los torneos de ajedrez más importantes del mundo. Es el Torneo Chorus y se juega en Wijk aan Zee (Holanda). El plantel de jugadores que se dan cita en el grupo A este año es impresionante. Solo decir que la media de ELO de los catorce participantes es de 2716 puntos. Un nivel estratosférico.

Wijk aan Zee es un torneo emblemático, existen tres torneos paralelos de grandes maestros, los grupos A, B y C, cada uno con catorce jugadores y con categoría 19, 15 y 9 respectivamente. Además, se organizan torneos de aficionados, de niños y todo tipo de actividades en paralelo, lo cual significa estar hablando de un gran festival del ajedrez. Siempre he deseado ir a jugar este tipo de torneos, tal vez pronto juegue alguno. Ahora que los vuelos están baratos y el nivel de vida en países del este es bajo es fácil poder pasarse diez días en uno de estos torneos disfrutando del ajedrez y del entorno.

En la primera ronda del torneo que como digo comenzó ayer, se enfrentaron en una de las partidas Anand, uno de los tres mejores jugadores del mundo, y Sergei Karjakin, una promesa en ciernes que ya se ha metido en la élite mundial. Pues bien, Anand llego a la partida con los deberes hechos, y produjo una obra de arte del ajedrez moderno, ayer por la noche cuando vi la partida, me dije a mi mismo, I love this game!

Jugaron el ataque Inglés de la variante Najdorf de la Defensa Siciliana, en un momento dado Karjakin introdujo una novedad en una variante que se había jugado hace poco a alto nivel. Pero Anand tenía bien estudiada esta posición y había descubierto una línea que mediante la entrega de dos piezas iniciaba un ataque de mate decisivo sobre el rey contrario. Lo dicho, conviene no perdérsela.

Ver partidas del torneo

Web del torneo

Ajedrez o Victoria (II)

A los doce años andaba yo cursando séptimo de EGB cuando me enteré de que estaban dando clases de ajedrez en horario extraescolar por la tardes. Recuerdo que aunque me llamó la atención, inicialmente no me apunté. Pasaron un par de meses o más hasta que un día Salva, un compañero, me dijo que me acercara al curso, que era muy entretenido. Además, me comento que más adelante iban a hacer unas pruebas para seleccionar al equipo de ajedrez del colegio y que este equipo debía competir en el torneo escolar de Alzira.

Esa tarde me acerque con Salva al curso, también vinieron Raúl, Bernardo, Ángel y alguno más, la verdad es que el curso estaba teniendo muy buena acogida. Las clases se impartían en un aula de párvulos porque el profesor daba sus clases allí. Se llamaba Jose, más tarde Josep, nos dio la bienvenida a mí y algún otro nuevo y empezó a explicar cosas de ajedrez. Éramos unos veinte en clase.

Desde el primer momento me enganche al ajedrez, me distraía como ninguna otra cosa, ni las chicas lo hacían tanto, además, yo por aquella época era de lo más inocente en este tema (de hecho es algo que he sido siempre). Aún recuerdo como mi amiga del alma Gema me preguntaba si quería ser su novio y nunca supe que responderle. Y es que no acababa de entender bien la pregunta. ¿Qué era eso de ser novio? Me ponía como un flan y no me salían las palabras.

A Gema la conocía desde muy pequeño porque nuestros padres eran amigos. Nos llevábamos muy bien, tenía un carácter muy fuerte pero yo no le hacía caso y es por ello que le gustaba, además era el primero de la clase y eso también daba caché. Llego un momento en que se canso de insistir debido a mis constantes ‘calabazas’. Poco después, empezó a ponerse como un tren, y era muy guapa, así que le salieron pretendientes a pares. En pocos años se distanció mucho de mí, y es que es una verdad como un templo que las mujeres maduran mucho más rápido que los hombres. Gema fue mi primer gran amor, aún la recuerdo. Nos hemos visto alguna vez desde entonces pero nunca hemos mediado palabra, solo miradas. Ninguno se ha atrevido a acercarse al otro. Creo que se casó y que tiene al menos un hijo, espero que todo le vaya genial.

Bueno, en cuanto al ajedrez, acabado el curso, Josep organizó un torneo para seleccionar los jugadores del equipo del colegio. Recuerdo hacerlo bastante mal, el hecho de apuntarme al curso cuando este estaba muy avanzado hizo que no pudiera hacerle frente a compañeros mas experimentados. Finalmente, quedé quinto y mi amigo Ángel sexto. Así que fuimos el primer y segundo reserva.

Al mes siguiente jugamos el campeonato escolar, sería Marzo o Abril de 1986. El lugar fue el polideportivo municipal que hacía poco se había inaugurado. El polideportivo era una de las muchas obras que se hicieron en Alzira como plan de reactivación de la ciudad después de la pantanada de Tous de 1982. Algún día hablaré de esto hecho porque lo viví intensamente.

A mi el polideportivo me parecía una instalación genial, iba mucho por allí porque me gustaba mucho practicar deporte, recuerdo haberme apuntado a cursos de básquet y fútbol sala, e incluso a uno de halterofilia donde empecé a asistir con Ángel y Lorenzo. Madre mía, no hace tiempo, yo pronto desistí, no era lo mío. Pero Lorenzo Carrió es ahora uno de los mejores alteras nacionales, tiene incontables títulos nacionales y varias medallas en campeonatos de Europa y campeonatos del Mundo. Además, ha sido deportista olímpico. Un fuera de serie en toda regla. Forma parte del Club de Halterofilia de Alzira, un superclub hoy en día, reciente campeón de la Copa de España el mes pasado por quinta vez consecutiva y con estrellas internacionales en ciernes como Joan Marco. Aún sigo viendo a Lorenzo de vez en cuando, se casó y se saco una plaza de Policía Nacional. Y sigue en activo como haltera, de hecho formo parte del equipo campeón nacional de hace solo un mes.

Respecto al campeonato escolar de ajedrez, poco que contar, nos eliminaron en la primera fase. Era una liguilla de cuatro equipos y no ganamos ni un encuentro. Yo me dedique a mirar las partidas porque no jugué ninguna. Que decepción, no por no jugar, que ganas tenía pero sabía que el equipo titular era mejor, sino por lo mal que lo hicimos. Los demás equipos me parecieron inalcanzables, había chavales que jugaban muy bien. No recuerdo que equipo ganó, pero empezaba a picarme mucho el ajedrez.

Vida de un exconsultor

Me he convertido en un devorador de blogs :), digamos que me estoy haciendo una composición espacial del universo blog. He estado varios años dedicado al cien por cien a conseguir arrancar mi empresa (algún día hablaré de ella) y la verdad es que durante este tiempo he estado tan absorbido por el trabajo que apenas dedicaba energía a otras cosas. Ahora que la empresa empieza a ser estable y estar ‘controlada’ (pondría unas cuantas comillas más) vuelvo a jugar al ajedrez, a leer más libros que antes y empiezo a conocer y aprender del mundo de los blogs.

Unas materias que me interesan bastante debido a mi trabajo son el marketing y la gestión empresarial. El miércoles pasado conocí el blog Vida de un consultor y me resulto muy interesante (ya forma parte de mis favoritos). Su creador es un consultor informático, como yo lo fui durante algunos años, y la verdad es que después de leer casi medio blog de una tacada (suelo quedarme hasta tarde en la empresa pero el miércoles llegaba a casa después de la medianoche) entendí y compartí en gran parte su visión de la gran empresa consultora.

Yo igual que él dude en varios momentos en seguir con mi trabajo de consultor o iniciar una aventura empresarial por mi mismo. En un momento dado, y cuando me encontraba bastante quemado en mi entonces trabajo de consultor de bases de datos decidí crear junto a un excompañero de trabajo y amigo una empresa de desarrollo de software. Casi cuatro años después seguimos en la brecha y la empresa empieza a hacerse un pequeño hueco en el sector en el que nos hemos introducido.

Pero no ha sido fácil, la apuesta fue arriesgada (y más en España donde las ayudas al emprendedor brillan por su ausencia) y como todas un tanto osada. Por el camino también he perdido cosas a cambio, tanto en el ámbito profesional como personal. Pero hay una cosa que tengo clarísima, y es que a día de hoy soy más feliz, puede resultar una chorrada, pero es así, ni más rico, ni más estable, ni más reconocido, más feliz. Y esa es una cosa a la que yo aspiraba en la vida.

Ajedrez o Victoria (I)

A Alberto Noguera y a mi nos une una afición en común, el ajedrez. En uno de sus últimos post (Ajedrez I) nos cuenta su relación con el ajedrez y me invita a hablar un poco de la mía. Hablar de ajedrez para mí es hablar de parte de mi vida. Lo que empezó como un juego pronto se convirtió en pasión. Y en muchos momentos obsesión, profunda obsesión.

La persona que me descubrió el ajedrez fue un amigo de la infancia, Agustín, un gran tipo con el cual sigo manteniendo una buena amistad y que en ocasiones veo por la calle y nos contamos cómo nos va. Agustín no era un gran estudiante, de hecho no le gustaba mucho estudiar, pero aún así se saco la EGB y creo recordar que empezó el bachillerato. A partir de ahí le perdí un poco el hilo, pero unos años mas adelante lo volví a ver y me alegre muchísimo cuando me dijo que estaba estudiando ingeniería técnica agrícola, la cual se acabo sacando. Su padre era hombre de campo y mi amigo encaminó su preparación en ese sentido, preparándose para el cultivo y gestión de las tierras de su padre y de otros.

Volviendo al ajedrez, un día después de acabar las clases a las cinco de la tarde (creo que tenía entonces diez años y cursaba quinto curso) Agustín y yo como muchas otras veces quedamos para jugar y nos fuimos a su casa. Tenía muchos juegos en su casa y íbamos mucho por allí, normalmente nos sentábamos en la mesa camilla de una sala de estar muy acogedora, donde en época de frío siempre había encendida una estufa de leña de esas antiguas a las que había que levantar una tapa en la parte de arriba para introducir la leña. Lo pasaba muy bien en esa casa, además, su padres y hermana eran muy buena gente, ese tipo de personas hospitalarias que sabes que siempre estarán dispuestos a ayudarte.

Pero esa tarde no jugamos en la sala de estar, sino en la otra casa. Era muy curioso, pero la casa de Agustín no eran sino dos casas unidas por un tabique derrumbado. La casa donde vivían daba a una pequeña plaza, la Plaza de la Malva, una plazoleta muy acogedora donde se podía jugar y apenas pasaban coches. Su segunda casa estaba unida a la primera por la parte de atrás, era una casa muy vieja, que daba a una calle estrecha, con paredes de cemento sin pintar, que su padre utilizaba de trastero para la ‘mula’ y demás enseres de labranza, así como para abonos, fertilizantes, etc.

Fue en esa vieja casa donde jugué mi primera partida de ajedrez. Recuerdo que Agustín improviso una mesa con un tablón pequeño sobre un bidón y nosotros nos sentamos en unas pequeñas sillas. Puso sobre el tablón el tablero de ajedrez y la caja de piezas. Volcó las piezas sobre el tablero y empezó a explicarme las reglas básicas del ajedrez. Me explicó las reglas a su manera y yo me mantuve atento a la explicación. Me contó como se disponían inicialmente las piezas, que los alfiles se movían por las diagonales, las torres por las columnas, que el rey solo podía dar un paso en cualquier dirección,… Yo intenté retener la máxima información posible, ya debía haber oído hablar de ese juego y quería entenderlo porque me resultaba muy interesante.

Al final empezamos a jugar, la primera partida la ganó él, pero la segunda la gané yo. No recuerdo que volviese a jugar más al ajedrez con Agustín. Jugamos a muchas otras cosas, como siempre, pero no al ajedrez. De hecho, después de esas dos partidas no volví a jugar al ajedrez hasta pasados dos años.

Manifiesto a favor de los Reyes Magos

Este anónimo me lo ha enviado un amigo por email. Yo también creo que el encanto de los Reyes Magos no lo suplen ni cien mil Papa Noel.

Todos los años por estas fechas sufrimos una agresión globalizadora en forma de tipo gordinflón, una manipulación de las mentes de los niños de España y del resto del universo. Ese adefesio carente del más mínimo sentido de la elegancia en el vestir, con aspecto de dipsómano avejentado y multirreincidente en el allanamiento de morada por el método del escalo, es un invento de la multinacional más multinacional de todas las multinacionales, CocaCola. En los años 30, cogieron al San Nicolás de la tradición Nórdica, que originalmente se paseaba vestido de obispo o de duende un tanto zarrapastroso y lo enfundaron en un atuendo con los colores corporativos (rojo y blanco).

Desde entonces, generaciones de tiernos infantes de medio mundo han sido machacadas por la publicidad, alienándose hasta tal punto que piensan que un mamarracho publicitario representa todo lo bueno del ser humano.

¡Basta ya!, ¡reivindiquemos nuestras señas de identidad! ¡Abajo Santa Claus y vivan los Reyes Magos!

Estos tres pobres venerables ancianos llevan dos mil años con su PYME, atendiendo únicamente al mercado español y sin intención de expandirse y están sufriendo una agresión que amenaza con destruirlos.

Reivindiquemos su figura:

  • Los Reyes Magos son un símbolo de la multirracialidad y nunca han tenido problemas de inmigración.
  • Los Reyes Magos son fashion total, su elegancia en el vestir no ha pasado de moda en dos milenios.
  • Si no existiesen los Reyes Magos, las vacaciones se acabarían el 2 de Enero.
  • Los Reyes Magos son ecológicos, utilizan vehículos de tracción animal que con su estiércol contribuyen a fertilizar el suelo patrio nada de trineos volando ni gilipolleces que no existen…)
  • Los Reyes Magos generan un montón de puestos de trabajo entre pajecillos, carteros reales y multitud de gente que va en la cabalgata. De Papá Noel puede hacer cualquier pelagatos, pero para hacer de Reyes Magos se necesitan al menos tres.
  • Los Reyes Magos fomentan la industria del calzado y enseñan a los niños que las botas se deben limpiar al menos una vez al año. Por contra, el gordinflas exige que se deje un calcetín, prenda proclive a servir de acomodo de la mugre, cuando no de indecorosos “tomates”.
  • Los Reyes Magos planifican concienzudamente su trabajo y se retiran discretamente cuando acaban la función.
  • Santa Claus vive en el Polo Norte y por eso es un amargado, los Magos son de Oriente, cuna de la civilización y por ello de una elegancia no decadente.
  • Los Reyes Magos tuvieron un papel destacado en la Navidad, Santa Claus es un trepa que trata de aprovecharse del negocio y que no participó en nada en los acontecimientos de la Navidad.
  • Los Reyes Magos son de los poquísimos usuarios que mantienen en pie la minería del carbón en Asturias. No lo han cambiado por gas natural ni por bombillitas horteras.
  • Los Reyes Magos lo saben todo. Santa Claus no sabe otra cosa que agitar estúpidamente una campanita.
  • Santa Claus es un zoquete que no respeta los sentimientos de los renos de nariz colorada. No hay documentado ningún caso de maltrato psicológico por parte de los Reyes Magos hacia sus camellos.
  • Los Reyes Magos son agradecidos, siempre se zampan las golosinas que les dejamos en el plato.
  • Sin los Reyes Magos no se habría inventado el Roscón de Reyes.
  • Finalmente, Santa Claus se pasa la vida diciendo “¡Jo, jo, jo!”. Risa forzada y sin sentido. Señal de estupidez.

El precio de un funcionario

Según una reseña aparecida en el nº 100 de la revista Emprendedores, en el 2006 nos va a costar a cada español 150€ financiar a las empresas públicas. De ellos, 23€ serán para Renfe y 13€ para Radio Televisión Española. Este tipo de cosas a mi me resultan difíciles de comprender. Es decir, que en una casa donde vivan cinco personas, ¡¡se van a pagar 750€ en un año para que las empresas públicas sigan en pié!!

El tema de la empresa pública en España es increíble. A mi personalmente me saca de quicio. ¿Como es posible que empresas como RTVE sigan en pie si son de lo más ruinoso que existe en España y año tras año acaban con números rojos? Bajo mi modesto entender, si una empresa no funciona, se cierra, porque sino al final somos los tontos españoles los que pagamos el pato. Un país no puede soportar empresas que pierden dinero. Y no me sirven excusas de que realizan un bien público, son de interés general, bla bla bla. Si fuesen empresas privadas harían igual su cometido o mucho mejor, y el estado podría seguir controlando su funcionamiento y pidiéndoles que rindan cuentas cada año.

Voy a contar una de anécdota que solo puede contar un españolito de a pie (a un inglés le daría la risa). Cada vez que tengo que ir a Hacienda a resolver algún papeleo, me pregunto donde se meterá el 70% del personal que tiene su mesa vacía, ¿Estarán almorzando? ¿Almuerzan a todas horas? ¿Estarán de baja por hernia discal o por depresión? ¿Se habrán cogido una excedencia? ¿Han salido un rato a resolver algún asunto personal? ¿O a fumarse el noveno pitillo del día? ¿Como es posible que una ‘empresa’ donde cinco trabajadores sacan el trabajo adelante (sin agobiarse mucho, sabéis a que me refiero) este pagándole un buen sueldo a veinte trabajadores? ¿Es rentable la empresa? ¿Quién controla la empresa?

En países como el Reino Unido todo esta privatizado, si una oficina de hacienda no funciona, se hace una especie de auditoria interna, se estudia el problema, y si resulta que falta o sobra personal pues se contrata o despide. Y si hace falta otra oficina pues se abre. Además, el personal recibe formación continua y un seguimiento de su trabajo, porque allí ningún trabajo es de por vida, si eres bueno ganas pasta, y si eres trabajador también. Pero si eres vago a la calle. Si es de cajón. Y nadie se muere.

Me pregunto la de cosas que podría hacer nuestro país con todo ese dinero que desaparece en un pozo sin fondo. De entrada se me ocurre mas inversión en I+D, apoyo real a los nuevos empresarios, mas ayudas a estudiantes, un sueldo como Dios manda para nuestros científicos, mejores instalaciones deportivas y deportistas de elite bien pagados (y no sobreviviendo como los nuestros), mejores pensiones, etc. Mil cosas. De esa forma nuestra economía iría mucho mejor, estoy seguro, porque en España se curra mucho y cada vez mejor, en la empresa privada claro, que remedio.

Pero España sigue siendo un país de pandereta donde al gobierno solo se le ocurre mejorar la condición de los funcionarios y enviarlos a las seis para casa (no vaya a ser que se cansen de trabajar) y tomar otras medidas por el estilo. Al fin y al cabo deben pensar que como ellos tienen las castañas seguras y la mayoría de su entorno son también funcionarios pues todos contentos. Y el empresario privado, sea empresa o autónomo, que se busque la vida porque vaya gilipollez la de ser empresario en España. Y como muchos de ellos piensan, seguro que el empresario gana mucha pasta (este es el pensamiento ignorante de todo funcionario, que por naturaleza envidia al empresario cuando él nunca ha arriesgado lo mas mínimo), cosa que puede ser verdad si la empresa va bien o no si va mal, lógico.

Es lamentable que la única opción que hoy en día le asegura el futuro en España a un ingeniero, científico o titulado en general sea aprobar unas oposiciones. Si trabajas en la empresa privada estas mal pagado y haces muchas horas, porque en España la empresa privada ya sabemos que es un cero a la izquierda y ya hace sus milagros para llegar a final de mes. Y si te lanzas a crear tu propia empresa pues a sufrir unos años y si lo haces bien pues a lo mejor aguantas. Ahora, estarás solito, ni ayudas ni ná de ná, tendrás que pagar todos los impuestos que al estado se le ocurran, y la gente te verá como un ‘rara avis’. Y sino a trabajar en el extranjero. Que vergüenza.