¿Estudias o trabajas?

(2-Enero-2006) Este es un artículo que escribí hace mas de un año para una revista local, lo vuelvo a publicar aquí porque al releerlo me ha hecho gracia sobre todo una cosa, y es que hago referencia a una carrera, filología hispánica, que precisamente Alberto Noguera ha estudiado. Y como últimamente estamos hablando de este tema pues me ha parecido interesante citarlo.

Hay que ver como está el patio en cuanto a estudios universitarios se refiere. Parece ser que hoy en día aquel que no tiene carrera universitaria no es nadie. Y lo más gracioso de todo es que después esa carrera apenas te asegura un trabajo digno. ¿Qué esta pasando señores?

Ciertos estudios indican que un número elevado de universitarios en un país no aseguran el progreso del mismo, y eso lo puede constatar por desgracia España que es uno de los países europeos con mas estudiantes en las universidades y que hace poco ha aparecido en los últimos puestos de todas las clasificaciones que se realizan sobre tecnologías de la información.

¿Cual es el problema? El problema es que la universidad está masificada y despersonalizada. En la mayoría de carreras los estudiantes se agolpan en clase, engullen apuntes y materias enrevesadas y hacen los exámenes correspondientes. Los jóvenes carecen de seguimiento alguno por parte de profesores y en muchas ocasiones se sienten desangelados. Y llega el día en que unos más pronto y otros mas tarde acaban la carrera y reciben un título universitario. Y de repente salen a la calle creyendo llevar un pan debajo del brazo y se preguntan ¿y ahora que?

Y la respuesta es que ahora a volver a empezar, la mayoría de los conocimientos adquiridos ya sean de ciencias o letras van a servir de poco en el mundo real y seguramente se tendrá que empezar desde cero. La única solución que veo a esto pasa por los padres y educadores. Ya he hecho referencia a ellos en otras ocasiones pero es que es así, a ciertas edades un joven no puede tomar ciertas decisiones porque el estrés de los estudios y el día a día no le dejan pensar con claridad. Alguien les debe ayudar a decidir su futuro, a conocer sus aptitudes y despejar sus dudas. Si alguien les ayuda tal vez más de uno descubra que la universidad no es la solución a su futuro y se sienta mas a gusto desarrollando alguna profesión ‘de toda la vida’.

Creo que un estudiante debe ser consciente de que el objetivo de todos sus estudios no es otro que trabajar. Y a ser posible trabajar en algo relacionado con lo que ha estudiado. Parece de Perogrullo pero muchos jóvenes nunca se han planteado cosas como ¿Dónde quiero trabajar de mayor? ¿Por qué estoy estudiando filología hispánica? ¿Cuál es la oferta laboral en tal o cual carrera? Yo aconsejo a los jovenes de hoy que se pregunten estas cosas ahora, mañana puede ser tarde.

Un pensamiento sobre “¿Estudias o trabajas?”

  1. Pues Félix, con Filología Hispánica pasó algo muy raro: cuando empecé era una carrerita para mandarte directo al paro. La hice porque me gustaba la literatura (un error, evidentemente). Durante los cuatro años estuvo todo el mundo quejándose del negro futuro que nos esperaba. Pero comenzaron a llegar inmigrantes, a tener hijos que iban a los institutos públicos, a demandar lecciones de español, empezó el español a ponerse de moda en el extranjero, contrataron a muchos profesores, y ahora es una carrera que no tiene apenas paro. Claro, no nos hacemos ricos, pero trabajar trabajamos todos.

    Y sobre los profesores, jeje, voy a hablar un poquillo luego en mi blog, me has dado una buena idea. Pero te lo resumo en dos palabras: mediocridad y soberbia.

    Un abrazo

Los comentarios están cerrados.